Articulos: 0 un.
Total: 0,00 €

comprar

Categorías

 

 

Buscador



 

 

Buscador por marcas


 

ILUMINACION DE ACUARIOS (III PARTE)



INTRODUCCIÓN:

En las dos entregas anteriores dimos un repaso a las características generales de la luz y como se comporta en el agua. Después hemos pasado revista a los diferentes tipos de luz que nos ofrecen los comercios de acuariofilia, pudiendo entonces valorar cada una de ellos con mayor propiedad. Ahora pondremos manos a la obra y aprenderemos a elegirlas y colocarlas en un acuario de arrecife para sacar el mayor provecho de las fuentes artificiales de luz.

¿Hasta dónde quieres llegar?

La verdad es que parece no haber límite; Y es que, la luminotecnia moderna para acuarios ha alcanzado hoy un nivel espectacular, y a pesar de ello continua evolucionando. Observando los espectaculares resultados de algunos ejemplos de grandes arrecifes en acuarios públicos en el mundo, no es difícil imaginar que hay pocos objetivos en cuanto a iluminación que no podamos alcanzar. Con los conocimientos adquiridos y un poco de experiencia, parece que sólo nuestro sentido común y nivel adquisitivo puede limitar lo que nuestra imaginación nos proponga. Pongámonos como objetivo pues, iluminar con éxito un acuario de arrecife teniendo en cuenta por un lado diferentes niveles de presupuesto, y por otros diferentes niveles en cuanto a exigencias lumínicas de los invertebrados que hayamos elegido para nuestro acuario.
Para valorar cuantos vatios de luz, donde vamos a colocarla y que tipo de fuente vamos a instalar, debemos tener en cuenta varios aspectos, que combinaremos con los detalles en cuanto a las fuentes de luz adquiridos anteriormente.



FACTORES DE LA ILUMINACIÓN.

Verás que sencillo; vamos a seleccionar solo dos factores para determinar la iluminación de un acuario: Las características del acuario, y los factores condicionantes: Dentro de las características lo más importante es la columna de agua y la superficie del acuario. Y de menor importancia aunque debe tenerse en cuenta las tapas y el póster. La presencia de una tapa de cristal entre la fuente de luz y la superficie del agua, puede ser práctica para evitar evaporaciones, pero presenta como inconveniente el hecho de que al no ser el cristal completamente transparente y ser este de distinta densidad que el aire, actúa como un filtro, dando como resultado refracciones que descomponen ligeramente el color y reflexión de parte del haz luminoso de nuevo hacia arriba. Con el tiempo, incrustaciones de sal y calcio procedentes de la evaporación del agua cubrirán la zona de difusión programada para el haz de luz. Mejor sin tapa. Un póster trasero en un acuario colocado contra la pared relejará los rayos emitidos por las lámparas de vuelta al acuario aprovechando mejor la luz, aunque en este caso el criterio estético prima sobre este factor.


COLUMNA DE AGUA.

La altura del acuario o lo que es lo mismo, la profundidad de agua que alcanza nuestro acuario es un factor muy decisivo, ya que selecciona radicalmente la luz más adecuada de la que va a resultar insuficiente. En la anterior entrega pudimos ver que no todas las fuentes de luz logran que la mayor parte de sus lúmenes lleguen a reflejarse en el fondo del acuario. Pues bien; Los tubos fluorescentes convencionales en un acuario de más de 40 cms de altura no deberían usarse como única fuente de luz, ya que no logran penetrar hasta el fondo. Si no queda otro remedio, colocaremos a partes iguales en actínicos y trifosfóricos todos los tubos que puedan caber. Hasta cuarenta cms de columna de agua podemos instalar tubos T5 sin necesidad de colocar tantos (mas bien la mitad) y con la opción PL en un acuario de 120 cms basta con cuatro tubos compactos. Con la opción HQI en 120 cms, podemos usar dos lámparas de 70w o incluso puede ser interesante instalar de 150 si el acuario está ricamente poblado de invertebrados “exigentes”. Debemos desechar definitivamente la opción tubos fluorescentes convencionales en acuarios entre de 50 y 60 cms de columna de agua, dejando paso a tubos T5, PL, HQI, interesantes combinaciones de HQI de 13.000 y 20.000ºK o combinarlos con PL o T5 actínicos. En la franja de los 60 / 70 cms de profundidad ya no es suficiente la opción PL o tubos T5. Quizá como apoyo dos de sendas lámparas de 250w en un acuario de no más de 150 / 160 cms de largo. Las lámparas de 150w quedan cortas en lúmenes con esta columna de agua. de los 70 hasta acuarios de hasta 110 cms de altura, ya no sirven otro sistema que no sea HQI ni siquiera como apoyo de color actínico. La única opción son las lámparas de 13.000ºK 400w o combinarlas en todo caso con 20.000 ºK de 250 ó 400 w. De 110 hasta 2 metros debemos emplear similares combinaciones que en la franja anterior, pero esta vez trabajaríamos con lámparas 1.000 w. Con franjas superiores (recordemos que estamos hablando siempre de acuarios de arrecife) instalaríamos mayor número de lámparas, pudiendo llegar al uso de las más potentes de 4.000w. Aunque en este caso ya estaríamos hablando de palabras mayores…

LA TRANSPARENCIA DEL AGUA.

La transparencia del agua o mejor aún, la carencia de ella afecta directamente al rendimiento de nuestro haz de luz, dependiendo de dos aspectos fundamentales que deberemos solucionar antes que nada: el agua puede perder su transparencia por tener diminutas partículas insolubles en suspensión (partículas coloidales), que son inevitables causantes de fenómenos de reflexión y difusión del haz de luz. En estos casos decimos que el agua está turbia, aunque en otros podríamos calificarla como “lechosa” al presentar un aspecto nublado o blanquecino. Esta “lechosidad” es debida a anormales reacciones biológicas en cadena que en pocas horas suele solucionarse. Cuando se trata de agua turbia de forma permanente es indudablemente por carencia de filtración mecánica, y su origen se debe a deshechos biológicos, polvo del substrato coralino nuevo o sedimentos procedentes de la roca viva. Finalmente, se nos puede presentar unas coloraciones amarillentas anormales en el agua debido a gilvinas y otros colorantes, subproductos finales del ciclo biológico del acuario. Estos “tintes” causan que el agua actúe aún más como un filtro, modificando por completo la temperatura de color de la luz y disminuyendo seriamente los lúmenes en el fondo del acuario. En este caso, resulta bien simple solucionarlo; cambios de agua, carbón activado, resinas sintéticas, generador de ozono, espumador de proteínas… algo falla.

LA DISTANCIA ENTRE EL PUNTO DE LUZ Y LA SUPERFICIE DEL AGUA.

La distancia entre el punto de luz y la superficie del agua es un factor decisivo que afecta de forma diferente a las diferentes fuentes de luz. La iluminación concentrada de los proyectores HQI tiene una forma mas o menos piramidal o cónica, empezando en un pequeño punto de luz y creciendo progresivamente en tamaño hacia abajo. Alrededor de este “cono lumínico” se ve claramente una sombra. Para evitar este antinatural efecto “escenario” debemos solapar dos o más focos si el acuario es demasiado largo o ancho. Ahora bien, elevando la luz más centímetros aumentamos el radio de acción del haz de luz, aunque presenta dos desventajas: Cuanto más alta colocamos la luz, más brillo pierde al tocar el agua y menos efectiva es, y cuanto más alta la colocamos más fácil es que nos deslumbre a la vista. Los fluorescentes de luz, PL, y T5 en cambio, no presentan tantos inconvenientes en cuanto a las sombras al tratarse luz mucho más difusa. Sin embargo, acusan muchísimo más el hecho de ser elevadas demasiados centímetros del agua. No obstante, aunque esto depende también de la columna de agua del acuario y su superficie como referencia standard, diremos que el termino medio es una separación desde 20 a un poco más de 40 cms del agua para HQI y no más de 20 cms para el resto. La ausencia de un reflector para la lámpara en cuestión es un grave inconveniente, ya que define la proyección de nuestro haz de luz. Ni que decir tiene que un buen reflector de calidad aprovechará al máximo las propiedades de cualquier fuente de luz. La capacidad de penetración en el agua, la difusión o concentración, el rendimiento vatios/lumen y otros aspectos menos importantes engloban lo que llamamos comportamiento de la luz.

LA OROGRAFÍA DE LA DECORACIÓN.

La orografía de la decoración. Debido a que la luz va perdiendo intensidad a medida que se sumerge en el agua, no es lo mismo colocar un invertebrado ávido de luz en la parte más baja que en la parte más alta. Para ello debemos tener en cuenta que la decoración además de ofrecer un aspecto realista, debe permitir que la radiación lumínica llegue a la mayoría de su superficie como ocurre en la naturaleza, ya que los invertebrados que dependen de esta, dirigen su crecimiento en dirección a la luz. En cambio otros, prefieren las sombras, y para mantenerlos debemos crear pequeñas “grutas” o ambientes sombríos. Recuerda que la sombra generada por el haz de un HQI es mucho más definida que la generada por luces de tipo difuso, y que podemos combinarlas reproduciendo efectos de brillo y color sorprendentes.

EL FOTOPERIODO.

El fotoperiodo lumínico en la naturaleza representa el ciclo de intervalo nocturno, amanecer, mediodía y atardecer diario. Este ciclo varía sus proporciones durante el año, auque cuanto más nos acerquemos geográficamente al ecuador terrestre menos varían hasta convertirse prácticamente inexistentes, mientras que cuanto más nos alejamos, mayores contrastes encontramos. A simple vista parece poco relevante en el acuario. Sin embargo, debéis saber que la mayoría de animales y plantas marinas rigen sus ciclos reproductivos entre otros en función a las fases lunares y estos intervalos lumínicos. Reproduciendo estos fenómenos podemos estimular los ciclos metabólicos de los peces e invertebrados en el acuario, pudiendo contemplar en nuestro hogar uno de los mayores espectáculos de la vida de un arrecife todos los años: El desove masivo de corales. Esta es quizá la recompensa más espectacular que pueda darnos una correcta y metódica iluminación en un acuario de arrecife. La emulación del amanecer y atardecer previos al brillo máximo del mediodía, puede reproducirse combinando diferentes tipos de luz y diferentes temperaturas de color. Basta con uno o varios relojes temporizadores que automaticen primero el encendido de unos tubos actínicos, luces PL azules o HQI de 20.000 ºK previos a la luz HQI de 13.000ºK, o PL blancos o tubos trifosfóricos para la luz del mediodía, que serán apagados (por ejemplo) una hora antes que la luz azulada. Para reproducir las fases lunares necesitamos una bombilla especial de baja intensidad (muy asequible) que emula el reflejo lunar nocturno y permite la observación de nuestros inquilinos durante la noche. Un procesador que tiene introducido un calendario lunar puede temporizar simultáneamente las luces crepusculares, las diurnas y las lunares, variando así la intensidad de estas emulando la luna llena, cuarto menguante etc… Esto es lo más sofisticado y avanzado que podemos realizar hoy con la iluminación.




ESTUDIO LUMÍNICO.

Estudio lumínico. Manos a la obra: Ya sabemos más que suficiente para iluminar un acuario como queramos. Lo primero que hay que hacer es tratar de dibujar nuestro proyecto de acuario en planta y si es posible a escala. Esto nos permitirá configurar una combinación ideal de luces que realmente ilumine nuestro acuario además de no provocarnos sombras indeseadas, zonas iluminadas en exceso, y que además las pantallas elegidas nos quepan encima del tanque. Recopilada toda la información sobre las medidas del acuario, medido de las pantallas y sus características de luz, y un bosquejo de la decoración, podemos dibujar las cotas de luz para contrastar las sombras posibles. Recuerda que las recomendaciones de tu tienda especializada de confianza suelen ser muy valiosas, que en este caso la experiencia ayuda en gran medida a elegir la mejor iluminación para cada caso. Saca provecho observando los resultados de iluminación de otros acuarios y podrás ver sus aciertos y defectos.
Autor:Alejandro Soria.

SUBTEMARIO: ESTUDIO LUMÍNICO.

       Aberiak S.L. CIF- B48430656  |  Ollaretxe nº 35 - 48991 Getxo (Vizcaya)  |  Tel 944 300 345  |  Urgencias 615 746 155  |  Mail info@acuarioaberiak.com