Articulos: 0 un.
Total: 0,00 €

comprar

Categorías

 

 

Buscador



 

 

Buscador por marcas


 

SUSTANCIAS NITROGENADAS EN EL ARRECIFE.(II PARTE)



TÉCNICAS PREVENTIVAS.

Una vez visto en profundidad el ciclo del nitrógeno, ya sabemos como se forman, como evolucionan y como pueden acumularse las sustancias nitrogenadas. Ahora que ya conocemos al enemigo, vamos a aprender a combatirlo…
Hemos de recordar que nuestro problema no es realmente la producción el ciclo del nitrógeno en nuestro acuario, ya que este a pesar de todo, es imprescindible para que nuestro arrecife pueda vivir. Si este ciclo cesara repentinamente, un sistema de arrecife moriría en pocas horas intoxicado de sustancias nitrogenadas. El ciclo del nitrógeno es parte de la vida misma, y es omnipresente e imprescindible en todos los biotopos naturales el planeta. El verdadero problema aparece cuando este ciclo se crea en un sistema cerrado (un acuario) completamente fuera de nuestro control, en lugares del sistema que no deseamos y en cantidad excesiva, originando una acumulación de sustancias nitrogenadas que son la causa real posibles problemas.
Técnicas preventivas:
Sabemos ya que el ciclo del nitrógeno es la consecuencia de una sucesión de procesos metabólicos, que van transformando las sustancias nitrogenadas que originamos o introducimos en el tanque. Esta es una cadena sucesiva, es decir, que si introducimos “1.000 aminoácidos” ciertas bacterias los convertirían en “1.000 moléculas” de nitrito” y en consecuencia, se producirán otras tantas de nitrato, consumiendo además oxigeno en cada uno de estos procesos. Si fueran 2.000 aminoácidos los introducidos, tendríamos 2.000 de todas las demás sustancias, consumiendo el doble de oxigeno. Aunque esta afirmación no es del todo exacta, nos da una idea del comportamiento de este ciclo.

Así pues, resulta fácil tener el control del ciclo del nitrógeno y las sustancias nitrogenadas impidiendo que se originen o introduciendo las menos posibles en el tanque. ¿Esto como se hace? Pues es muy sencillo; basta con tener en cuenta esta lección cada vez que hagamos cualquier cosa en el acuario. Por ejemplo; sabías, que la comida congelada contiene gran cantidad de sustancias nitrogenadas. Descongélala primero, y escurre el “caldo” que desprende para no introducirlo en el tanque. Por curiosidad añade una gota de este caldo a 10 ml de agua y mide por ejemplo el fosfato… ¡Se sale de la escala! No es que esta comida sea de mala calidad, de hecho para los peces y corales es la mejor que podemos darle. El problema es que en el proceso congelación-descongelación se desprenden estas sustancias y la calidad del agua donde se cultivan estos pequeños invertebrados es muy baja. Otro método de prevención es limpiar regularmente el filtro mecánico de nuestro acuario, ya que el agua del sistema debe pasar varias veces por hora precisamente por este punto. Si el filtro mecánico contiene suciedad, esta se disolverá de nuevo en el acuario si no es retirada a tiempo. Otra desventaja de no limpiar el filtro mecánico, es que pasados unos 10 días las bacterias encargadas de metabolizar la suciedad se instalarán en él, transformando la suciedad en amoníaco y nitrito. Y entonces ¿para que queremos el filtro mecánico? Solamente es útil en un arrecife si vamos a mantenerlo como es debido, de lo contrario mas vale quitarlo. Eliminando de tanque los restos de comida y sifonando la suciedad del sustrato en cada cambio de agua evitamos que estos materiales ingresen en la cadena del nitrógeno, reduciendo así el futuro nitrato. Al usar agua proveniente de la red doméstica no contaminada con nitrato, fosfato o cualquier otra sustancia de este tipo (atención al sulfato ) nos aseguramos de no introducir problemas al acuario. En este sentido es muy práctico el uso de agua de osmosis inversa para rellenar las evaporaciones y para cambios de agua. No debemos almacenar el agua de relleno o de sustitución más de una semana si no disponemos de una bomba de movimiento y una lámpara germicida que impida su contaminación. En la tabla podéis ver algunos consejos útiles para evitar la introducción de estas sustancias al tanque.




TÉCNICAS DE CONTROL.

Por mucha prevención que tengamos, está claro que no podemos evitar una necesaria cantidad mínima de sustancias nitrogenadas en circulación, que especialmente en acuarios densamente poblados (cosa frecuente) han de ser controlados para que no superen con el tiempo cotas por encima de lo deseado. Afortunadamente, contamos con el espumador de proteínas como un valiosísimo aliado para controlar este problema. El único filtro que realmente nos separa del circuito las proteínas, aminoácidos y pequeños coloides orgánicos del sistema en cuanto se producen es nuestro espumador. Por consiguiente, amén de todos los demás efectos beneficiosos de esta maquina, cuanto más potente y eficaz sea nuestro espumador, antes garantizaremos el control de las sustancias nitrogenadas. Claro que, esta máquina no es capaz de eliminar sustancias como el nitrito, el nitrato o el sulfato, y hemos de recurrir a otros sistemas paralelos para controlarlos. La forma más sencilla de tener bajo control todo tipo de sustancias no deseables es cambiar agua. Contra más frecuentemente hagamos los cambios de agua y mas pura sea esta, mas baja será la tasa de estas sustancias. No debemos superar el 20 por ciento del volumen del acuario en cada cambio para no comprometer la estabilidad química del sistema. En cuanto al filtro biológico, dejemos que las rocas vivas se encarguen de estos menesteres, y debemos impedir que estas reacciones metabólicas se produzcan en ningún otro sitio del acuario. Si tenemos un filtro exterior sucio, cúmulos de suciedad tras la decoración, zonas muertas con baja circulación, sustrato excesivamente grueso o sucio, son áreas de cultivo para colonias de bacterias aerobias y anaerobias que implantaran su ley produciendo mas sustancias nitrogenadas de las necesarias. Por otro lado tenemos en el mercado una gran variedad de resinas de adsorción selectiva, zeolitas, carbones activos, compuestos y materiales específicos capaces de mantener a raya en muchos casos estas sustancias. Usadas de forma inteligente pueden ser muy útiles, especialmente con el fosfato, silicato, orgánicos, fenoles y gilvinas. Un ozonizador controlado por un medidor REDOX instalado para inyectar ozono dentro de la cámara de reacción de un espumador, entra en contacto con las proteínas y las destruye, separándolas inmediatamente de la cadena del nitrógeno. En ciertos arrecifes con grandes biomasas resultan eficaces especialmente en el momento de la alimentación, además de sus efectos germicidas y oxigenantes. Finalmente, tenemos otras técnicas de control avanzadas que consisten en reactores específicos para la eliminación del nitrato. De estos reactores y de las principales técnicas que emplean hablaremos en el próximo capitulo.
Los enemigos:
Todas estas especies fotografiadas al microscopio y muchas otras, dependen de las sustancias nitrogenadas entre otras sustancias para proliferar en el acuario y producir plagas indeseables. Cuando la tasa de las sustancias nitrogenadas supera ciertas cantidades, estas especies se reproducen a alta velocidad, intoxicando a sus competidores (corales y macroalgas).



SUBTEMARIO: TÉCNICAS DE CONTROL.

       Aberiak S.L. CIF- B48430656  |  Ollaretxe nº 35 - 48991 Getxo (Vizcaya)  |  Tel 944 300 345  |  Urgencias 615 746 155  |  Mail info@acuarioaberiak.com