Articulos: 0 un.
Total: 0,00 €

comprar

Categorías

 

 

Buscador



 

 

Buscador por marcas


 

LOS CORALES Y EL CALCIO II



SEGUNDA PARTE.

En la entrega anterior de este artículo, pudimos apreciar la interacción de los corales con su medio, obteniendo así el calcio vital para su organismo. Ahora observaremos las diferentes técnicas de las que disponemos para mantener la tasa de calcio en muestro pequeño arrecife.
¿Qué cantidad de calcio?
En su medio natural, los habitantes marinos viven en un medio generalmente muy estable en cuanto a concentración de minerales se refiere. En áreas de aguas someras, biotopos de charcas intermareales, Atolones de arrecife y otras formaciones similares, condiciones como la temperatura, salinidad, potencial REDOX y PH sufren fluctuaciones cíclicas diarias, que en algunos casos llegan a ser muy extremas. Ni si quiera en casos extremos como este, el agua de mar pierde su integridad química en su concentración de calcio. Así pues, hemos de procurar buscar la mayor estabilidad en cuanto a la tasa de calcio en nuestro acuario. Por otro lado, hemos de diferenciar claramente que nuestro acuario está limitado por dos factores determinantes: sus reducidas dimensiones en comparación con las del mar, y el hecho de que se trata de un circuito cerrado. En todos los mares del mundo, la tasa de calcio se encuentra en torno a los 350 Mg/L. y en el acuario de arrecife es normal tener concentraciones de 400 Mg/L. a 450 Mg/L. La experiencia nos dice que bajo estas condiciones los corales encuentran su nivel de desarrollo más óptimo.
Equilibrio.
La fórmula química del agua de mar es extremadamente compleja, ya que contiene casi todos los elementos hallados en la naturaleza, disueltos en una proporción magistral. Debido a esto, está sometida a constantes pequeños cambios, promovidos por agentes como la luz solar, ( la luz del acuario en nuestro caso) oxígeno, dióxido de carbono o la temperatura, asociándose u oxidándose sus diferentes elementos para formar otros nuevos en unos casos, siendo absorbidos por los seres vivos en otros, o renovándose de nuevo por disolución del sustrato marino. Si esta proporción se ve alterada sensiblemente en cualquiera de estos elementos, se provocan precipitaciones y otras reacciones que modifican esta fórmula, desnaturalizando las propiedades del agua. En el caso del calcio, necesita estar presente en una proporción acorde con la tasa de alcalinidad y magnesio para no ser precipitado en forma de carbonato de calcio insoluble. Por otro lado, un exceso de calcio también precipita las sales de fósforo, formando fosfato cálcico. Si no queremos provocar un empobrecimiento de la riqueza mineral del acuario debemos tener presente que si subimos la tasa de calcio, esta deberá ir acompañada de un incremento proporcional de KH (alcalinidad). Normalmente, una buena proporción sería esta:
PH
8.30
Alcalinidad (ºDKH)
13
Calcio (MG/L Ca+)
350-400
¿Qué método elegir?
Principalmente, la adición de calcio en el acuario se divide en dos grandes grupos:
- Añadir aditivos.
- Uso de reactores.
Aditivos:
En la primera parte vimos las diferentes formas de absorción de calcio por parte de los corales y la reacción química que se produce en este proceso. La oferta de mercado es muy amplia, ya que podemos elegir entre todos los componentes propuestos. Sin embargo, hemos de ser cautelosos a la hora de elegir la estrategia propuesta por cada fabricante, ya que mientras que ciertos componentes nos ofrecen calcio magnesio estroncio y otros componentes menores en una fórmula equilibrada, otros nos dan sólo calcio, para que lo complementemos con otros aditivos a voluntad. ¿Cuál elegir? Pues bien, si en nuestro acuario tenemos una población moderada de corales, puede bastarnos la adición de una fórmula general, que reponga la demanda de estos invertebrados en un solo producto. Por el contrario, si tenemos un arrecife profusamente poblado, puede que la demanda de calcio sea desigual a la de alcalinidad, y tengamos que regular el calcio, el KH y el PH de forma separada. Además, veremos que otras marcas ofrecen formas orgánicas de calcio con el propósito de que sean asimilados de forma directa por el coral. Estos aditivos emplean gluconato de calcio y son tremendamente efectivos, aunque no sean detectados por todos los test de medición de calcio.
El problema viene cuando nuestro acuario además de estar profusamente poblado tiene unas dimensiones superiores a 500-600 litros. En este caso, puede que el costo de estos aditivos sea tan elevado, que resulte práctico adquirir una máquina que fabrique nuestro calcio de una forma constante. Para esto se emplean los reactores.
Uso de reactores:
¿Reactores?
Dicho así asusta un poco, sin embargo, una vez entendido su principio químico y su funcionamiento ya solo queda superar su precio. Insistimos que antes de elegir si resulta práctico adquirir una de estas unidades hemos de valorar la inversión que vamos a realizar y calcular el tiempo que vamos a tardar en amortizarla.
Cierto es, que al tomar una decisión como esta venceremos el último escalón en cuanto a técnica de equipamiento se refiere, y que bien podemos decir, que estaremos pisando el terreno de la acuariofilia de alto nivel. Con lo cual, debemos familiarizarnos con su principio activo y aprender cómo actúan estos aparatos para sacarles el máximo partido. Así que Vamos allá… Para añadir calcio al agua, existen dos tipos de aparatos: Reactor de calcio y reactor de Kalwasser.
Reactor de calcio:
El principio activo de este reactor es el mismo que el de los corales pero al revés.
REACCIÓN QUÍMICA EN LOS CORALES:
Ca(HCO3)2 + H2CO3 -----> CaCO3
Bicarbonato de calcio +ácido carbónico = carbonato de calcio
REACCIÓN QUÍMICA EN EL REACTOR DE CALCIO:
CaCO3 + H2CO3 -----> Ca(HCO3)2
Carbonato de calcio +ácido carbónico = Bicarbonato de calcio
Si bien, un coral construye su esqueleto de carbonato de calcio CaCO3 a partir de bicarbonato de calcio (CaCO3) y ácido carbónico (H2CO3) un reactor de calcio contiene en su interior grava compuesta de carbonato de calcio, que mezclándolo con ácido carbónico obtiene bicarbonato de calcio. De esta forma, los corales asimilan el bicarbonato de calcio que emana del reactor.
¿Cómo funciona?
La misión de este reactor es la de disolver la grava de carbonato cálcico que contiene en su interior. Para ello, inyecta lentamente gas CO2 procedente de una botella a presión con un regulador y medido con un cuenta-burbujas. Al entrar este gas en el reactor forma ácido carbónico (H2CO3) que como ácido que es, baja el PH del agua en el interior del reactor. El carbonato de calcio no es soluble en el agua a no ser que baje de 7,8 de PH, siendo su tasa óptima de disolución a 6,5 de PH. Una bomba interna mezcla constantemente esta mezcla de grava con ácido carbónico mientras que otra inyecta lentamente agua del acuario en el reactor. Por consiguiente, el aparato deja pasar un flujo de 1 litro por hora de agua con alto contenido en CO2, y bicarbonato de calcio. Así pues, necesitamos: un reactor lleno de carga, una botella de CO2 y un regulador para empezar. La dosificación de CO2 podemos realizarla manualmente con un test de PH o bien automatizar todo el sistema con un procesador de PH que automatice completamente el proceso.
Reactor de kalwasser o agua de calcio:
El principio activo de este reactor es la adición de una solución sobresaturada de hidróxido de calcio en el acuario para producir dos reacciones posibles en función a la cantidad de CO2 disuelto en el agua:
POCO CO2:
Ca (OH)2 + CO2 ---- CaCO3+H2O
Hidróxido Cálcico + dióxido de carbono = Carbonato de calcio + agua
SUFICIENTE CO2:
Ca (OH)2 + 2CO2 ---- Ca(HCO3)2
Hidróxido Cálcico + 2 dióxido de carbono = Bicarbonato de calcio
Como habrás observado, la primera reacción resulta improductiva, ya que los corales no pueden asimilar directamente el carbonato de calcio. Por lo cual, necesitamos una tasa mínima de CO2 en el acuario para que resulte efectivo el reactor, ya que este, consume rápidamente el CO2 del acuario. Este reactor está basado en un método que fué introducido en los años 60 por el Dr.Peter wilkens, revolucionando el mantenimiento de los acuarios de arrecife de entonces.
¿Cómo funciona?
Realmente es muy sencillo. Dentro de su recipiente añadimos una carga de hidróxido de calcio puro y en polvo y lo llenamos de agua dulce. Una bomba mezcla constantemente este polvo con el agua hasta el límite de su disolución, dejando siempre un residuo insoluble por saturación en el fondo. Cuando el acuario necesita ser rellenado por evaporación, conectamos una bomba que hay en un recipiente de expansión con agua dulce que alimente al reactor, y así, este gotea sobre el acuario esta solución sobre-saturada de hidróxido de calcio. Hemos de saber que una vez disuelto el polvo con el agua no debemos exponer el líquido con el aire, ya que este rápidamente absorberá el CO2 del aire y se precipitará rápidamente en carbonato de calcio, por lo cual este reactor es completamente hermético. Este sistema puede ser automatizado con un controlador de nivel en el acuario, que repone el agua directamente del reactor. También podemos monitorizar el estado de rendimiento del reactor introduciendo una sonda de PH en su interior, y cuando este baje de 11, sabremos cuando deberemos sustituir el sedimento.
Alta tasa de CO2. favorece el desarrollo de zooxantelas, corales SPS y macro-algas.
Alta tasa de CO2. Riesgo de explosión de algas si se usa en exceso.
Favorece el control de las algas filamentosas mantienendo el PH elevado y tasa de CO2 baja.
Muy alcalino (PH 12,5) debe ser añadido por goteo. Consumendo rápidamente el CO2 del acuario.
Alto rendimiento frente al reactor de kalwasser. Posee una fuente de calcio casi inagotable.
Instalación algo más compleja, al necesitar botella de CO2. Limpieza anual, sustituyendo la carga.
Facil instalación y muy barato de mantener. Sencilla Limpieza bimensual.
Se precipita en contacto con el aire ambiental volviéndose insoluble. Poco rendimiento frente al reactor de calcio.
Sistema natural sin riesgosa de exceso de PH. No depende de la evaporación del acuario.
Puede producir cierta dosis de fosfato.
Precipita el fosfato al entrar en contacto con el agua del acuario. (Fosfato cálcico. Ca3(PO4)-3
Rendimiento limitado por la tasa de CO2 y por la cantidad de agua que se evapora en el acuario.
Si leemos atentamente este cuadro comparativo, curiosamente podremos observar que todos los inconvenientes de un reactor, son ventajas en el otro y viceversa, dando como conclusión que si son montados simultáneamente en un mismo acuario, se convierten en una sola solución, llena de ventajas y ningún inconveniente:
- El exceso de CO2 es consumido por el reactor de Kalkwasser, que por otro lado, lo necesita para un correcto rendimiento, equilibrando aún más el sistema.
- La precipitación de KH del reactor de kalwasser es solucionada por la producción de este por el reactor de calcio.
- La posible emisión de fosfato del reactor de calcio es precipitada en forma de fosfato cálcico por el reactor de Kalkwasser.
3 Ca2+ +2(PO4)-3 = Ca3(PO4)-3
3 Calcio+2fosfato = Fosfato Cálcico
Conclusión:
Como resultado, instalando simultáneamente las dos máquinas, podemos obtener un nivel de calcio, fosfato y CO2 bajo un total control y en proporción, sin precipitar los elementos traza y sin algas filamentosas o cianobacterias indeseables. El uso de estos sistemas da como resultado un desarrollo y salud de nuestros corales inmejorable. Realmente, si hemos decidido adquirir un reactor para sustituir definitivamente la posiblemente costosa adición periódica de aditivos de calcio, cualquiera de estos dos sistemas son satisfactorios. Ahora bien, hemos de saber que instalando los dos simultáneamente lograremos la automatización absoluta de la adición de calcio y el relleno por evaporación, así como un equilibrio químico sencillamente perfecto.

       Aberiak S.L. CIF- B48430656  |  Ollaretxe nº 35 - 48991 Getxo (Vizcaya)  |  Tel 944 300 345  |  Urgencias 615 746 155  |  Mail info@acuarioaberiak.com